Login Form

Enfermedades reumáticas y del aparato locomotor

PDFImprimirCorreo electrónico

Nordic walking : actividad física para la prevención y control de los factores de riesgo cardiovascularesEnfermedades reumáticas y del aparato locomotor

enfermedades reumaticasNordic walking : actividad física para la prevención y control de los factores de riesgo cardiovascularesEnfermedades reumáticas y del aparato locomotor

Los procesos degenerativos ocupan un lugar destacado en la causas de invalidez permanente, teniendo mayor incidencia la artrosis vertebral lumbar.

Evitar el sobrepeso, mantener una buena postura corporal y utilizar las articulaciones grandes para los movimientos que requieran mayor fortaleza o esfuerzo, son las prácticas más recomendables para que una persona que sufre enfermedades reumáticas evite sentir el dolor propio de este tipo de afecciones.

 

La actividad física protege las articulaciones fortaleciendo los músculos y evitando que el cartílago se desgaste, siempre que se realice de una forma gradual y controlada para evitar lesiones.

Las enfermedades reumatológicas son responsables de numerosas lesiones en el aparato locomotor, integrado por los sistemas nervioso, musculoesquelético y articular, que generan déficits funcionales susceptibles de ser valorados y mejorados.

La finalidad de la rehabilitación es tratar las consecuencias de la enfermedad y prevenir el deterioro funcional.

Se dispone de evidencia científica de la utilidad del ejercicio aeróbico en estas enfermedades. Además el fortalecimiento de las extremidades inferiores mejora el equilibrio del anciano y previene caídas.

Los programas de rehabilitación multidisciplinar han mostrado mejorías en la lumbalgia crónica, fibromialgia, dolor crónico y artritis reumatoide.

El nordic walking es un ejercicio con movimientos suaves sin sobrecargar las articulaciones al mismo tiempo que se ponen en movimiento.

El ejemplo más claro es el de los discos intervertebrales, que en muchas personas presentan grandes síntomas de desgaste debido a una mala carga, unilateral y estática.

En el nordic walking la columna vertebral se encuentra en su posición erguida natural. La suave rotación de los hombros contra la cadera mantiene a los discos intervertebrales en marcha.

Un medio comprobado para conservar la movilidad de las articulaciones o incluso aumentarla son los ejercicios de movilización que hay que incluir en cada sesión de nordic walking.

Muchas personas que trabajan utilizando el cuerpo tienen mucha fuerza, pero se quejan de “dolor lumbar”. Normalmente la razón de los dolores son los esfuerzos unilaterales, porque el trabajo físicamente duro que carga sólo una parte del cuerpo trae como consecuencia un fortalecimiento erróneo de un solo grupo muscular.

El nordic walking ayuda a compensar los desequilibrios activando el 90% de los músculos del cuerpo. El fortalecimiento de la parte superior del cuerpo produce un notable beneficio para la salud, provocando un erguimiento de la columna vertebral, manteniéndola en una posición saludable como si fuera un corsé natural. La rotación natural de los hombros contra la cadera evita tensiones y el acortamiento de los músculos durante el entrenamiento.

La clave está en la estabilización que obtenemos mediante la práctica de esta actividad física.

A través de la alternancia rítmica entre tensión y relajación también disminuye el estado de tensión del músculo, que se hace más flexible y disminuye las lesiones.

Los ejercicios de estiramiento, que también forman parte del nordic walking,  son un complemento útil al entrenamiento y ayudan a conservar y mejorar la movilidad.

Los objetivos en la rehabilitación en enfermedades del aparato locomotor serán:

-Alivio del dolor.

-Reducción de la inflamación.

-Mantenimiento o restauración de la función articular y muscular, la capacidad de la marcha, el equilibrio, la coordinación y la realización de las actividades básicas de la vida diaria.

-Prevención de deformidades, rigideces articulares, déficits musculares y sensoriales.

-Minimización de la discapacidad, permitiendo el desempeño del papel personal, profesional y social de la persona.

-Restauración de la máxima autonomía funcional e independencia posibles.

-Mejora de la calidad de vida.

 

Prevención y control de los factores de riesgo cardiovasculares. Nordic walking : prevención y control de los factores de riesgo cardiovasculares. Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de...

Prevención y control de los factores de riesgo cardiovasculares.

actividad física para la prevención y control de los factores de riesgo cardiovasculares

riesgos_Cardiovasculares

Nordic walking : prevención y control de los factores de riesgo cardiovasculares.actividad física para la prevención y control de los factores de riesgo cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en los países desarrollados. El actual estilo de vida de la población, que incluye una inadecuada alimentación, tabaquismo, inactividad física, estrés, contribuyen al desarrollo de la arteriosclerosis y el consiguiente aumento de las enfermedades cardiovasculares.

 

Los planes de salud se enfocan al control de los factores de riesgo que pueden ser modificados y en el control de las enfermedades.

La actividad física tiene un papel importante en la prevención y tratamiento de enfermedades cardiovasculares.

Estudios epidemiológicos han demostrado que el incremento de la actividad física regular es inversamente proporcional a la mortalidad cardiovascular a largo plazo. Además existen otros estudios prospectivos que apoyan el que un estilo de vida activo con una intensidad moderada-alta o un acondicionamiento cardiorrespiratorio moderado-alto, reducen los riesgos de ciertas enfermedades crónicas: enfermedad coronaria, obesidad, enfermedad cerebrovascular, algún tipo de cáncer, diabetes, entre otras.

Además estudios realizados revelan que personas activas tienen mejor respuesta de adaptación, menor respuesta cardiovascular al estrés y menor cantidad de síntomas de ansiedad y depresión, mostrando mayor seguridad y autoestima.

El Nordic Walking como actividad física y sus beneficios cardiovasculares está avalada por estudios sólidos de investigación que muestran como resultados una mejora en la tolerancia al ejercicio, mejora de la calidad de vida, disminución de la grasa corporal con aumento del gasto calórico, mejora de la aptitud aeróbica, aumento de la frecuencia cardíaca, aumento del consumo de oxígeno.

Los objetivos específicos del Nordic Walking como actividad física para el control de factores de riesgo cardiovascular, basados en estudios realizados son:

-Lograr que los pacientes aumenten su actividad física para lograr un aumento del gasto energético.

-Mejorar la capacidad funcional cardiorrespiratoria y aptitud física.

-Reducir el peso corporal, los niveles de presión arterial, glicemia o lípidos.

-Mejorar la calidad de vida, satisfacción y autoestima.

El programa de planificación de la actividad física supervisada por un equipo de salud será con una frecuencia mínima de 2 veces por semana durante 4 meses , tiempo mínimo estimado para conseguir los objetivos propuestos. El trabajo en grupo, forma en que se practica el Nordic Walking , ha demostrado mejores resultados a la hora de conseguir los objetivos.

-NW en hipertensos

-NW en diabéticos

-NW en dislipemicos

-NW en sobrepeso-obesidad

Patología pulmonar crónica Repercusión del nordic walking en la respiración y personas con patología pulmonar crónica. Cada músculo que se emplea necesita oxígeno. El...

Patología pulmonar crónica

patologia pulmonarRepercusión del nordic walking en la respiración y personas con patología pulmonar crónica.

Cada músculo que se emplea necesita oxígeno. El corazón reacciona con una mayor frecuencia cardíaca para satisfacer la mayor demanda de glóbulos rojos. Los vasos sanguíneos se dilatan para ofrecer menor resistencia al torrente sanguíneo y garantizar un transporte de oxígeno más rápido a las células.

 

La absorción de oxígeno se produce en los pulmones. Si no se utiliza, el pulmón reacciona como el resto de sistemas orgánicos con una desactivación de las áreas no utilizadas. Estas zonas, denominadas espacios muertos, pueden volver a ser totalmente utilizables después de dos o tres meses de practicar nordic walking regular y moderado, y el volumen pulmonar puede aumentar hasta el 20 por ciento.

En la actualidad no existe evidencia de que los principios de entrenamiento deban ser diferentes para los pacientes con distintas enfermedades pulmonares crónicas. Estos pacientes presentan una limitación para el ejercicio por su enfermedad de base que les lleva a una inactividad física progresiva, con una repercusión negativa en su calidad de vida.

En los estadios avanzados de la EPOC, la realización de pequeños esfuerzos requiere un considerable aumento del trabajo respiratorio. Por esta razón, muchos pacientes llevan una vida sedentaria, lo que conduce a una menor adaptabilidad del sistema cardiovascular al esfuerzo y a la atrofia muscular, de modo que se establece un círculo vicioso que empeora todavía más la capacidad para realizar actividades físicas. En estas circunstancias, suelen añadirse problemas psicosociales, como la ansiedad, la depresión y el aislamiento del entorno. La actividad física controlada ayuda a mejorar la tolerancia al esfuerzo, aconsejándose realizar ejercicio con las extremidades superiores que puedan mejorar el trabajo respiratorio durante las agudizaciones.

En el caso de la Fibrosis quística también se recomienda realizar actividad física para conseguir además de los beneficios físicos (mejora de la disnea, conservación de la función respiratoria, mejora de la ventilación pulmonar, aumento de la movilidad corporal), psicológicos (aumento de la autoestima y bienestar) y sociales (realización del ejercicio en grupo). En estos pacientes la actividad debe orientarse a que sea aeróbica, de baja intensidad con ejercicios de movilización del tórax y columna vertebral, ya que suelen presentar rigidez importante.

Osteoporosis Osteoporosis La OMS ha incluido la osteoporosis en la lista de las diez enfermedades más frecuentes del mundo. En especial son las...

Osteoporosis

osteopesisOsteoporosis

La OMS ha incluido la osteoporosis en la lista de las diez enfermedades más frecuentes del mundo.

En especial son las mujeres quienes sufren más osteoporosis, aproximadamente a partir de los cincuenta años, cuando el nivel de estrógenos disminuye, después de la menopausia.

Las causas principales son el proceso de envejecimiento del hueso, la alimentación deficitaria y la falta de movimiento.

 

La realización de actividad física puede ser una alternativa eficaz, dentro de las distintas terapias encaminadas a luchar contra esta patología, desde el punto de vista preventivo y terapéutico.

Es necesario evitar el riesgo de fracturas a causa de caídas, desde una doble perspectiva: aumentando la densidad de masa ósea y manteniendo en lo posible, las habilidades motrices básicas, la coordinación y el equilibrio (estático y dinámico)

En el nordic walking se utiliza una gran variedad de músculos, lo que estimula la circulación y la nutrición de las células óseas. El nordic walking provoca una carga funcional sobre todo el esqueleto debido además a la función de apoyo de los bastones, por lo que es adecuado para los pacientes con osteoporosis.

La progresión de la enfermedad no se puede detener, pero sí se puede ralentizar en cualquier fase. Es importante seguir un programa de ejercicio regular para el manejo y la prevención de la osteoporosis.

Última actualización el Sep292010